Tarta de café y nueces

Tarta de café y nueces

Soy un enamorado del café. Y sé que tiene su parte negativa y que no se debe abusar, pero es que me encanta y me da la vida. Mi cafelito con leche del desayuno con su trozo de bizcocho, mi cafelito de media mañana con su piscolabis y el de después de comer. ¿Tres son demasiado? Si hablamos de café, yo digo que no. 😉

Aunque también es verdad que no hay muchos postres de café que me gusten, aparte del fantástico tiramisú, claro. No es como las fresas que puedes hacerlas de mil maneras y están siempre ricas. El café necesita de determinados formatos para que se aprecie su sabor, pero que no llegue a cansar. No sé si me explico.

El caso es que os traigo una tarta que desprende aroma a café por los cuatro costados y que, a la vez, pasa la mar de bien y deja con ganas de más. Además, siempre puedes hacer la versión con café descafeinado y así también se la pueden tomar los niños.

Vamos, que no tienes excusas. Así que coge el delantal y ponte al lío, que no espero a nadie.

 

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 3 cucharadas soperas de café instantáneo (Nescafé o similar)
  • 3 cucharadas soperas de agua caliente
  • 200 gramos de harina
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 50 gramos de nueces en trocitos (más unas cuantas para decorar)
  • 16 gramos de levadura química (1 sobre ROYAL o de cualquier marca blanca)
  • 175 gramos de mantequilla derretida
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para la crema:

  • 75 gramos de mantequilla (que lleve fuera de la nevera un rato)
  • 2 cucharadas soperas de café instantáneo (Nescafé o similar)
  • 200 gramos de queso crema frío (Philadelphia o cualquier marca blanca)
  • 250 gramos de azúcar glass (o cantidad al gusto dependiendo de lo dulce/espesa que queráis la crema)
  • Un par de gotas de aroma concentrado de toffee (opcional, pero MUY recomendable)

Elaboración:

Para el bizcocho de café:

En primer lugar, engrasamos el molde y encendemos el horno: 180ºC calor arriba y abajo. Como vamos a realizar una tarta de dos pisos, podéis hacer un único bizcocho y dividirlo luego horizontalmente en dos planchas, o podéis hornear dos bizcochos más pequeños en moldes idénticos. Personalmente, prefiero la segunda opción, porque soy bastante inútil en dividir bizcochos y siempre me quedan unos cortes Picassianos importantes.  Torpe que es uno.

Mezclamos las tres cucharadas de café instantáneo con las tres cucharadas de agua en un vaso hasta que esté bien disuelto y reservamos.

En un bol grande, echamos todos nuestros ingredientes secos (harina, azúcar, nueces y levadura) y los mezclamos. A continuación, añadimos los líquidos (mantequilla derretida, huevos, esencia de vainilla y café disuelto) y batimos bien todo junto hasta que la mezcla sea homogénea.

Vertemos nuestra mezcla en los moldes y horneamos. Si utilizas un único molde, unos 30 minutos serán suficientes. Si usas dos, en 22-25 minutos estarán. Vete echándole un ojo, que los hornos hacen lo que quieren.

Cuando el bizcocho esté listo, lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar en el molde unos 10 minutos y luego completamente sobre una rejilla. No conviene decorar la tarta hasta que el bizcocho esté completamente frío, así que un poquito de paciencia.

Para la crema:

Mientras se va enfriando el bizcocho, podemos ir preparando la crema. Para ello, mezcla en un bol la mantequilla suave con el café instantáneo. Verás que quedan algunos grumillos de café, pero tranquilidad, que luego se disuelven. Añade el queso crema y bate bien bien todo junto. Por último, vete añadiendo el azúcar glass en tandas y batiendo bien. Cuidado porque si añades el azúcar de golpe, cuando vayas a batir, va a salir todo disparado y te vas a poner echo un cristo. Mejor en tandas y poquito a poco.

La crema estará lista cuando el color y la textura sea uniforme. Anda, coge una cucharadilla y dale un tiento, que alguien tiene que sufrir y probar si está lista. 😛

Cuando la crema esté a punto, métela a la nevera hasta que tengas que decorar la tarta, así cogerá consistencia.

El montaje:

Para montar la tarta, primero hay que preparar los bizcochos. Yo lo único que hago es recortar el copete que les habrá salido para dejarlos lo más rectos posible. Coloco el primer bizcocho sin copete y le planto una buena capa de crema. Luego coloco el otro bizcocho boca abajo sobre el primero (para que las partes que tienen forma bonita se queden para arriba), y, por último, otra capa de crema. Unas mitades de nueces para decorar y chimpún.

 Tarta de café y nueces

¡Qué aproveche!

Anuncios

45 thoughts on “Tarta de café y nueces

    1. ¡Muchas gracias artista! Yo uso dos moldes iguales de 18 cm de diámetro cada uno. También puedes usar uno de 22 o de 24 cm y luego cortar las dos planchas de bizcocho. A tu elección. 🙂

  1. Me encanta la onda de layer cakes al descubierto. Quedan divinas y no dan (casi) trabajo!! Que exquisito debe ser el bizcochuelo con cafe y nueces. OMG. Ñaaaam.

    1. Pues la verdad es que son mucho más sencillas y además, reducimos la cantidad de buttercream, que siempre viene bien 🙂 ¡Muchas gracias por pasarte!

    1. ¿Ha sido tu cumpleaños ayer? Pues muchas felicidades! 🙂 Espero que te dieras tus caprichitos y disfrutaras del día. ¡Muchas gracias por pasarte por aquí!

  2. Tartaza y recetaca! Nunca he probado esta tarta, pero desde que descubrí que es una de las favoritas de los británicos, con toda esa tradición repostera que llevan a cuestas, no se me va de la cabeza. Y ahora vienes tú con semejante bellezón. No me va a quedar otra que probar… 😉

    1. jajaja pooooobre, que no le va a quedar más remedio que probarla. 😛 Si te animas y te salen dos tartas, que conste que yo hago un esfuerzo y repito, así de sacrificado estoy. jajajaja

  3. ¡¡¡Enhorabuena!! tiene una pintaza que no veas y eso que no me gusta el café, je,je,je, aunque a mi marido y a mi madre les encanta y el cumpleaños de los dos se acerca así que creo que ya tengo tarta. Gracias por compartir. Rosa.

    1. Pues que sepas Rosa que no sabe mucho a café. Yo la hice para un cumpleaños y varios de los que había son más de té que de café, así que dale una oportunidad, que lo mismo hasta te enganchas. jajaja Muchas gracias por pasarte. 🙂

    1. La verdad es que estaba muy buena. Sobre todo la crema, ¡que podía habérmela comido a cucharadas! jajaja Pero me contuve, porque uno ya no tiene 12 años 😛 ¡Gracias por pasarte por aquí mozo!

  4. Me gusta el bizcocho , el café y las nueces … Así que para mi has echo un pleno 🙂
    Tiene que estar riquísima con esa crema , que hasta me entran ganas de pasarle el dedo por el borde de la tarta para chupetear jejeje

    1. ¿Quedo muy mal si digo que yo le pasé el dedo? jajajaja ¡Es broma! Lo que hice fue dejar un poquito sin poner y zampármelo con una cuchara. ¡Ay, no tengo remedio! 🙂 Muchas gracias por pasarte por aquí hermosa

  5. Por partes. Primero… I’m back! Creiamos que no pasaría pero tras ser atacada por unos monos y que me robaran el pasaporte y la camara de fotos, estoy de vuelta. Las ganas de viajar no se me han curado, ya estoy pensando en el próximo destino.
    Segundo, los estudios recomiendan de 2 a 4 cafés diarios, pero no más, así que estás en el número perfecto de cafés.
    Lo de cortar los bizcochos… mission impossible sin una lira, que por supuesto no tengo. Siempre uso varios moldes o uno rectangular gigante y recorto los círculos. La panza del bizcocho 9 de cada 10 veces se la dejo… que ni que me ganara la vida con esto!!!!!!
    Lo que tiene pintaza es la crema. Sospecho que con mascarpone estaría también para morirse!!!!
    Besos guapo!

    1. ¡ay madre! ¿Atacada por unos monos? ¿los monos te robaron el pasaporte y la cámara? ¿Pero dónde te metiste alma de Dios? jajajajaj Ay, perdona que no debería reirme, pero es que la anécdota se las trae ! 😉 Bueno, me alegro que volvieras sana y salva y con ganas de más viajes.
      Y espero que la vuelta a la realidad, con guardia incluida, no fuera muy traumática. Aunque estas cosas siempre lo son. :-S
      De cortar los bizcochos ni hablamos, que yo tampoco tengo lira y alguna vez que lo he intentado he tenido que hacer un bizcocho nuevo de lo horrible que me ha salido. Pero el copete sí se lo suelo quitar, porque es más fácil y, si no queda muy recto, luego se queda tapado con la crema. 🙂 Por cierto, ¡qué crema! lo del extracto de toffee ha sido un hallazgo. Y a 1,45 euros, que está la mar de bien.
      Besazos y aquí espero tu siguiente entrada. 🙂

      1. Atacada por monos será lo más surrealista y gracioso que me ha pasado nunca. Hay que reirse porque es mundial! A ver de donde saco tiempo, pero tengo ganas de bloggear y de hornear!

  6. Hola!! acabo de descubrir tu blog y me encanta. Tengo por ahí una receta de esta misma tarta que algún día colgaré en el blog y coincido contigo que está deliciosa. Por cierto!! yo tomo más café que tú jajajajaja saludos!!!!

    1. ¡Hola! en primer lugar muchísimas gracias por lo del blog. Me alegra que te haya gustado 🙂 He intentado visitar el tuyo pero me ha dado un error! 😦 y ahora cómo veo yo tus creaciones? jajaja Un abrazo grande

      1. Hola!! no puedes leer mi blog!?!?!? ainsss pues no se porque, soy nueva en WordPress y seguro que algo estoy haciendo mal jejeje 😛 espero que puedas visitarme muy pronto. Saludos!!!

    2. Ya sí! No sé que pasaba que no estaba disponible! Hasta me he hecho seguidor y todo sin problema 🙂 ¡Ánimo con wordpress, que en seguida se le pilla el tranquillo!

Deja aquí tu comentario (es bienvenido)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s