Magdalenas de plátano

Venga, reconócelo: te pasaste comprando plátanos y ahora están todos negros y mirándote con cara de pena desde el frutero. Pues hacemos una magdalenas y matamos dos pájaros de un tiro: gastamos los plátanos y ya tenemos desayuno rico para unos días. Ponte el delantal, que nos vamos.